Translate

Cita del día

jueves, 26 de noviembre de 2015

Todos somos NEO, o pasear por pasear



Las cosas cuando envejecen desde dentro no nos damos cuenta y para apreciar como pasa el tiempo, tiene que ser desde fuera, tomando distancia.
Es como sucede con los niños cuando crecen, que cuando pasas unas semanas sin ver a tu sobrino, aprecias como se ha desarrollado, como ha crecido aunque para sus padres apenas ha existido diferencia.
Los cambios que se dan en los últimos tiempos, muchas veces no nos damos cuenta de que se están produciendo, hasta que la cosa se asienta, y muchas veces desaparece.
Las cintas musicales y de vídeo, la máquina de escribir, el tocadiscos, el pasear como parte importante del crecimiento personal.
El paseo como un deambular sin prisa y sin intención, por el simple placer de dejar pasar el tiempo, y ver como transcurre la vida a tu alrededor, y cansarse y darse cuenta de que ya ha anochecido y nos están esperando para la cena.
Ese flaneur que los franceses acuñaron pero que está a punto de convertirse en un verbo sin uso.
En esta sociedad en la que sin darnos cuenta nos han introducido en el vértigo, para que atrapados por él pensemos menos. Vértigo de estar todo el tiempo haciendo cosas, siempre ocupados y a cuanta mayor velocidad mejor.
Como cuando estamos viendo la televisión, que muchas veces no nos podemos concentrar en un programa y estamos haciendo zapping por la ansiedad que nos corroe, y lo mismo sucede cuando estamos navegando en internet todo el rato abriendo ventanas, o todo el día corriendo de un lado a otro, el trabajo, los niños, tener que realizar todo tipo de transacciones burocráticas a toda prisa, y así un día tras otro, una semana tras otra.
Apenas deteniéndose, apenas sin tiempo para detenerse y cuando uno tiene un rato donde no está haciendo nada, le sucede que no se puede desacelerar, y lo recorre una sensación de desazón, como un remordimiento de que no puede dejar perder el tiempo y de que no debe quedarse parado, pensando en lo ocupado que uno es, y en la de cosas que seguro no se acuerda, pero lo están esperando. Esa programación a la que nos han sometido para hacernos sentir remordimiento por todo, por lo que hemos hecho y por lo que no hemos hecho.
Ese es el tipo de personas que propugnan desde las grandes corporaciones, y las grandes multinacionales, donde no interesa gente ociosa, que se detenga a pensar en lo que les rodea, sino gente que se deje arrastrar por el caudal humano y tecnológico, que estén todo el tiempo consumiendo, y atrapado en las novedades de la tecnología que nos proporciona un placer en nuestro cerebro, endorfinas que actúan a modo de droga, de alivio.
Al final un mundo dando vueltas a nuestro alrededor, pero que no nos dejan ver, porque vamos a tal velocidad, que el que se detiene entorpece el paso del que va detrás.
- TODOS SOMOS Neo -