Translate

Cita del día

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Diario de un tipo extrvagante (cabezón)

Diario de un tipo extravagante.
Había aprendido a convivir con ellas, con sus lagunas de memoria. Era algo que ya no recordaba hasta donde se remontaban y que guardaba una extraña relación con su otro atributo distintivo: una cabeza demasiado grande.
Y la especial convivencia que mantenía entre estos dos elementos, se rompieron el día que comenzaron las extrañas imágenes que de repente le llegaban desde no sabía donde.
Entonces decidió volver y rebuscar en el lugar donde sabía que podía existir alguna pista. Su caja de fotos. Allí estaban sus amigos tan diferentes que no parecían los mismos, mas pelo, menos barrigas hasta que llegó a él mismo. Estaba en una playa de noche rodeado de ellos, ahora si lo recordaba, era su cumpleaños. Miraba directamente a la cámara y como estaban alineados y su cabeza estaba a la altura de las demás, descubrió algo inquietante, que su cabeza por aquella época era corriente, es decir de un tamaño estándar, tan diferente a como era ahora.
Entonces tuvo que preguntárselo, ¿donde había adquirido aquel tamaño descomunal, como había sido su proceso?
Se le ocurrió ordenar las fotografías para establecer una cronología que le permitiera descubrir si había sido de manera paulatina o por el contrario había sido algo brusco, por ejemplo una mañana al levantarse y mirarse al espejo y ver que su cabeza no cabía en marco.
 Volviendo atrás en el tiempo podría recordar que sus amigos al ir a la playa en verano se habrían quejado de que si estaba muy cerca les tapaba el sol, e incluso luego ya nunca mas habría encontrado un sombrero de su medida.
Todo podría haber comenzado después de que una noche acudiera al tenebroso barrio de Algezares en donde se decía que vivía un científico loco, porque ahí existe un lapsus en su vida. Lo último que recordaba era haber estacionado su coche en una zona mal iluminada y haber saludado a alguien que se había acercado hasta él para preguntarle la hora. Al día siguiente sus amigos preguntándole qué había sucedido y él sin saber que responder.
Y luego ya, el no poder pasar por lugares demasiado estrechos y el tener que utilizar una hora cada día para afeitarse.